Diciembre 1999/Enero 2000 Número 7

Adiós a la Oficina del Gobierno de Aragón

Debido al cambio de color político de nuestro Gobierno tras las elecciones de mayo del 99, la totalidad del personal de la Oficina de Aragón en Bruselas ha sido cesado súbitamente a final de año. Recordaréis probablemente que Javier Cases dejó la Dirección de la Oficina a final de octubre. Casi al mismo tiempo, les fue negada la renovación de su beca a los dos jóvenes licenciados que estaban haciendo trabajo en prácticas en la Oficina. Por fin, han sido los tres últimos miembros del personal los que han sido cesados y a los que desde aquí queremos decir adiós (evidentemente con un toque de esquizofrenia por mi parte, ya que soy uno de ellos): a Francisco Querol, Cristina Soláns y Carmen Bayod.

En lo que atañe a la Asociación, Cristina Soláns como Tesorera y yo misma como Editora del Boletín, no hemos decidido todavía si nos vamos a quedar en Bruselas o no. En este segundo supuesto, que sentiríamos mucho, nuestras funciones en el seno de la Junta Directiva serían asumidas por otros de sus miembros. De momento, atención al cambio de dirección electrónica para dirigirse a este Boletín, que a partir de ahora pasa a ser: carmen.bayod@2020tourism.com.

Amigos de Aragón desea y espera seguir contando con el apoyo del Gobierno de Aragón como lo ha tenido hasta ahora. Cuando la Oficina en Bruselas vuelva a ser operacional, esperamos que nuestras relaciones de trabajo con el nuevo equipo puedan ser tan cordiales y estrechas como lo fueron con el equipo que nos ha dejado.

El Presidente y la Junta Directiva

desean a todos los socios

II Torneo de guiñote

El torneo de guiñote de nuestra asociación, que tanto éxito tuvo la pasada edición, ya está aquí. Hemos preparado importantes premios y esperamos que la participación sea muy numerosa. La inscripción, que es gratuita, puede hacerse llamando a Leandro España al 02.299.56.06 o a José Ignacio Sancho al 02.295.31.10 hasta el lunes 31 de enero inclusive. Posteriormente publicaremos el reglamento del torneo y las fechas en las que se desarrollará.

¡Anímate!

1er Premio Jamón y trofeo

2° Premio 6 botellas de vino y trofeo

3er Premio 3 botellas de vino y trofeo

4° Premio Trofeo

Todos los participantes recibirán un recuerdo del torneo.

Mazadas

(dichos del Somontano)

relativas a la salud

Si quiés fete viejo, no t'alticames (no te alteres, no te enfades)

Si quiés fete viejo, guarda l'aceite en o pellejo (no hagas excesos)

Si quiés fete viejo no te prives de cosa ni abuses de cosa

Resfriau mal curau, tisis declarau

Os pies mal calzaus, resfriau declarau

Si te s'alcorza a vista, tampoco a vida te s'alarga

Mientras piches a chorro estarás güeno

El hombre de mal vivir cerca d'él tiene o morir

Iche ya tié a cebada comida (tiene próxima la muerte)

Los males vienen por arrobas y se van por onzas

Mucho sol, poca cena y poca pena (para tener buena salud)

Con agua de malvavisco se cura hasta l'obispo

Viejo que se cura, cien años dura

Si tiens frio en verano, u yes viejo u estás malo

Si te se cae a moquita y esbarras, luego no ferás garras (no te tendrás en pie)

Si t'echas con basemia (con preocupación) te sentará mal a cena

Si empiezas a estar maduro, pon en o blando o culo

Si quiés ir tirando, ni te fartes ni t'esmorres (se dice a los viejos)

ttt


Aragón medieval

Corta se nos hizo la conferencia de la Doctora en Historia por la Universidad de Zaragoza, Isabel Falcón, sobre "La vida cotidiana en el Aragón del siglo XV". En realidad no debió serlo, pues casi tuvieron que echarnos de la sala que había sido alquilada por un tiempo determinado; pero la facilidad con la que la Profesora Falcón nos iba narrando costumbres medievales, con la ayuda de diapositivas y de gráficos, hizo la charla tan amena e informativa que el tiempo se nos hizo muy corto. Aún así, hubo un pequeño coloquio al final y terminamos degustando algunos caldos y productos aragoneses.

&

Las hormigas de Cajal

Por Guillermo Fatás

Un Cajal famoso y respetado escribe, en 1920, un estudio sobre las hormigas. El interés de don Santiago por las cosas de la vida y del psiquismo (no sólo del sistema nervioso y del cerebro) es inagotable, insaciable su sed de conocer, de entender y de explicar. Ha experimentado con estos insectos sorprendentes.
Contemporáneo de Pavlov y de Freud, averigua por su cuenta, en su casita del
barrio madrileño de Cuatro Caminos. Conoce muy bien los estudios de otros
sabios, antiguos y recientes, más expertos que él en la materia, a la que han dedicado lo principal de su esfuerzo. Le interesan vivamente los insectos desde, al menos, 1915, cuando ya hace nueve años que ha recibido el máximo galardón científico. En particular, las hormigas, ínfimos habitantes de la Tierra desde remotas edades geológicas, iguales y distintas, individualizables pero
societarias, símbolo de la voluntad laboriosa y organizada, ideal cajaliano
irrenunciable.
Pero hay datos, observaciones, hipótesis o tesis que le parecen de fundamento
inconsistente o de aspecto inverosímil, conclusiones de unos que parecen
contradecir las de otros, aunque casi todas procedan de un ejercicio
experimental. Hay puntos que no ofrecen discusión, como la capacidad de visión de los insectos, determinada, en principio, por el número de facetas de sus ojos, que pueden variar entre las setenta y las ochocientas; o la agudeza
olfativa y gustátil, siempre muy notable y que no es difícil medir con experiencias controladas y repetitivas; los expertos han intentado aislar, en
los lustros anteriores, componentes variadas de la tactilidad de estos animales y otros, que necesitan -como todo sabio verdadero- atisbar, al menos, los porqués de las cosas, explican ciertos comportamientos de la hormiga implantando un ¿sentido direccional? o un ¿sentido muscular? específico que dé cuenta de algunas conductas cuya explicación no se alcanza bien desde otras hipótesis.

La hormiga ha de suplir deficiencias aparentes, como una sordera prácticamente total -¿será una ventaja?-, o la infinidad de estímulos que se derivan del mero hecho de la numerosísima congregación de congéneres variados que supone el más
pequeño hormiguero. Como el lector supondrá, mis conocimientos sobre estos himenópteros equivalen a nada y los que tengo sobre neurología aún son menores. Pero eso no me impide
admirar la deriva que el altoaragonés introduce en esta afición suya,
relativamente tardía, y en apariencia tan alejada de sus quehaceres principales.
Las hormigas son individuos. Cada hormiga es diferente de cualquier otra. Las situaciones por las que atraviesa, en apariencia tan iguales, tan sujetas a
rutinas y reflejos, nunca son idénticas. Las hormigas por fuerza han de poseer
un psiquismo que influya en su conducta; tienen alguna clase de memoria, mecanismos de asociación de sensaciones que han sido recibidas por cada una. ¿Cuánto perduran? ¿Cómo modifican la actitud del animal y cuánto tiempo? ¿Cómo puede analizar estos factores el observador científico? ¿Cómo, sobre todo, puede ignorarlos en su investigación? Es evidente, para Cajal, que una forma habitual del trabajo del insecto requiere una especie de distracción del entorno, un aislamiento casi terminante, un ¿ensimismamiento? (es su término) que posibilita su testarudo empeño en conducir el alimento al nido o en construirlo sin
desmayo.

No puede estudiarse a una hormiga, a las hormigas como conjunto y como suma de individuos, en condiciones de artificio, a voluntad de quien indaga: la hormiga desambientada o, simplemente, acosada y perseguida, con el grado de conciencia que sea capaz de alcanzar, pero que es visible e innegable, se comporta de forma insólita, anómala, y es más susceptible a esta clase de influencias la hormiga que posee más capacidad visual que la que ve menos. Cajal, que sabe de todo pues de todo quiere saber y lo logra, contra la opinión de especialistas notorios (y en términos de cortesía y prudencia ejemplares en alguien de su genio), considera ¿sumamente probable? que las hormigas no disciernan los colores. Lo cual exige explicaciones distintas de algunas de sus pautas de conducta. Observa a obreras y soldados de las variedades aphaenogaster, camponotus, tapinoma, lasius niger, pheidole: crea pistas y senderos, los modifica sin borrar los rastros olfativos, introduce colores con el prisma o con anilinas, crea túneles cortos y largos, enrejados de trama
variable, interpone vidrios a diferentes distancias, calienta la ruta con la lupa bajo el sol, fabrica horizontes negros mates y, luego, brillantes, mide la
actividad en horas de noche y de día, ata y desata al insecto, opaca sus ojos,
indaga sobre la influencia de los pelitos táctiles de la cabeza, apenas visibles, y de su deterioro o pérdida, prueba con los olores de bergamota, piridina, amoniaco, timol y otras sustancias, mide las distancias de percepción, los efectos de cada suceso...

Tras las breves páginas de su estudio, ofrecido a la Real Sociedad Española de
Historia Natural en su cincuenta aniversario, y que tiene menos de veinte
páginas, está Cajal entero, admirable, constante, profundo y en búsqueda
incesante del más allá psíquico que se sustenta en el sistema nervioso. ¿Los
sentidos no son lo más importante de la vida psíquica: por encima de ellos,
coordinando sus datos e interpretándolos a la luz de las milenarias adquisiciones de la especie, impera el cerebro? Y cita a dos grandes
pensadores, a los que podía leer en sus lenguas respectivas y en latín, por
añadidura: Locke había escrito que no hay nada en el intelecto que no pase antes por los sentidos (¿Nihil est in intellectu quod non ante fuerit in sensu?), aforismo que Cajal califica, sin estridencias, de ¿escueto e incompleto?
Leibniz lo redondeó con tres palabras geniales: ¿Nisi intellectus ipse?, excepto
el intelecto mismo. Y añade don Santiago: ¿Cabe, pues, disponer de un cerebro poderoso asistido de mezquinos e incompletos sentidos? Cajal conocía el caso de Helen Keller. Y el de la hormiga. Desde los dos extremos de la historia natural del cerebro extrajo este mensaje tan suyo, de esperanza y de fe en nuestra consciencia.

Procedencia: Heraldo de Aragón


Centenario de Buñuel

- Su obra -

¸ ·

La primera película de Buñuel Un Perro Andaluz es una película surrealista, una sucesión de imágenes sin un significado real, objetivo, sino emocional y subjetivo. El propósito de la película era escandalizar, tomarle el pelo al espectador (Buñuel asistió al estreno con los bolsillos llenos de piedras). Sin embargo el "moderno" París de 1927 recibió la película como genial. A Buñuel le atraía el surrealismo precisamente por lo intuitivo, por la renuncia de la razón, que era insuficiente para combatir la miseria o el miedo del mundo. Buñuel vivía el conflicto entre la razón que le hacía ateo y el corazón que le hacía creyente ("vivo católico y ateo gracias a Dios"), entre su desprecio por la burguesía y su estilo de vida realmente burgués... Lo que le quedaba pues a Buñuel era el pesimismo: por la época y su futuro.

Un Perro Andaluz es la única película surrealista de Buñuel, aunque continuó utilizando formas e ideas surrealistas en el resto de su cine. En especial, las imágenes de Buñuel siguieron siendo siempre claras e intuitivas, no hay que buscarles significado sino sentirlas. Tal vez para encauzar o cohesionar sus ideas Buñuel trabajó siempre con un guionista a su lado. Durante años trabajaron con él Julio Alejandro, Luis Alcoriza y Jean-Claude Carrière, entre otros muchos.

Sí consiguió el escándalo deseado con su 2ª película La Edad de Oro. Por su ataque contra la Iglesia y patriotismo, estuvo prohibida durante años.

Con el documental Las Hurdes Tierra sin Pan logró algo parecido. Incluso la República española lo prohibió.

Con estas tres películas las constantes del cine de Buñuel estaban ya introducidas: muerte, sexo, religión, pesimismo... En México rodó cine en principio "comercial", vehículos para las estrellas del cine mexicano que Buñuel transformó en su cine, consiguiendo ambas cosas: el éxito de sus estrellas y un cine personal.

Los Olvidados, su tercera película mexicana, retoma Las Hurdes, para un relato de ficción en el que se nos muestra la miseria del mundo que rodeaba a Buñuel (miseria que él no padeció nunca). El relato se resuelve de la manera más trágica, sin ningún consuelo para nadie.

Nazarín (México 1958) es la primera película de Francisco Rabal con Buñuel, sobre una novela de Pérez Galdós. Es el relato de un "auténtico cristiano" incapaz de serlo en un mundo dominado por otras fuerzas. Finalmente la fe de Nazario se tambalea y así termina la película, con los tambores de Calanda sonando. Ganó el Gran Premio de Cannes en 1959.

Viridiana supone la vuelta de Buñuel a España. Buñuel no tuvo problemas con el franquismo, exceptuando algunos cortes de censura y la prohibición de esta misma película (se estrenó finalmente en 1977). Curiosamente sí los tuvo en EEUU como autor de La Edad de Oro. La de Viridiana es una historia parecida a la de Nazarín y de nuevo el pesimismo: ninguna actitud es válida, todo conduce al fracaso. Fue Palma de Oro en Cannes 1961.

En El Angel Exterminador (México 1962) unos burgueses reunidos para cenar descubren que no pueden abandonar el salón de la casa; una fuerza irresistible se lo impide. Se comportan a partir de entonces como víctimas de un naufragio y su desesperación y sus miserias salen a flote. Consiguen salir recreando como actores el mismo momento en que comenzó el fenómeno. Poco después todo se repite, esta vez en una Iglesia.

Belle de Jour ( Francia-Italia 1966) es la historia una mujer que aparentemente lo tiene todo (familia, posición...) pero su sexualidad la domina y la obliga a arriesgarlo. En sus ratos libres ejerce como prostituta. Al principio todo funciona muy bien y se siente "realizada" y liberada. Sin embargo por cuestión de celos su marido recibe un disparo y queda paralítico. Ella se queda con él y no puede evitar un sentimiento de culpa.

El Discreto Encanto de la Burguesía (Francia-España-Italia 1972) vuelve a arremeter contra la sociedad. Los burgueses son hipócritas, estafadores, reprimidos... Fue premiada con el Oscar a la mejor película extranjera en 1972. Algunos de los más prestigiosos directores de Hollywood quisieron estar con Buñuel, como Hitchcock que le recibió llamándole "el mejor y más modesto de todos nosotros".

Dirigió su última película Ese Oscuro Objeto del Deseo en 1977. Hasta su muerte en 1983 vivió en su casa de México rodeado de su familia y amigos cercanos. Escribe junto a Jean-Claude Carrière su autobiografía El Ultimo Suspiro.

Procedencia: redaragon.com

Conferencias 2000

Estamos preparando un ciclo de conferencias para los primeros meses de este año. Los datos que por ahora podemos dar son los siguientes:

Junta Directiva

Presidente Fernando Torner

Vicepresidente Enrique Bercero

Secretaria Mercedes Hernández

Tesorera Cristina Soláns

Promoción Juan Borrull

Act. Culturales Antonio López Peña

Act. Deportivas José Ignacio Sancho

Correo y tarjetas Antonio Sillés

Edición Boletín Carmen Bayod

Asociación Amigos de Aragón asbl (r) n° 1846598

Rue Emile Feron 98, Bruxelles

Comentarios, contribuciones, etc.: carmen.bayod@2020tourism.com